http://alaorilladelmaar.blogspot.com/2014/10/por-que-la-orilla-del-mar.html

martes, 28 de octubre de 2014

Mi mejor amigo…

 
                     Mi mejor amigo… mi mejor amigo soy yo mismo, o más bien, mi propia conciencia. Esa que me acompaña a donde quiera que voy sin reprocharme cuanto camino, sin decirme que está cansada, sin pedirme coger un diez.  Simplemente cabalga a mi lado, o más bien, dentro de mí… dispuesta a seguirme hasta la muerte, simplemente porque vive conmigo.
             
                      Es a ella, aunque en ocasiones me delate con miradas y sonrisas, a quien fio cada uno de mis secretos, debilidades y virtudes. Pero es estúpida, estúpida y cobarde, incapaz de echarme en cara cada uno de mis defectos, de guiarme por el camino correcto, o erróneamente pedirme que huya de los problemas –si es que algún día llegaron a ser problemas-, incapaz de hacerme llorar con verdades, sobreprotegiendo mi autoestima de forma incierta o certera.
               
                           Pero sigue siendo estúpida y cobarde, incapaz de lanzarme al abismo por temor a pedir disculpas, prefiriendo pedir permiso. Permiso ¿a quién? o ¿para qué?, si al fin y al cabo por temor a pedir disculpas nos perdemos ciegamente en los labios de la ilusión, con deseos aterradores de robar un beso al ser amado. Por esas y otras miles de razones he cambiado de parecer, apostando mi vida a que mi mejor amigo, fue y será sin dudas "mi Pipo –abuelito-", al que con certeza, Dios le tiene en la gloria...

2 comentarios:

  1. Adanys: Qué lindo, Te felicito. En mis Crónicas con un final... también dedico mis post a familiares allegados; uno que están, otros fastidiosamente no, pero siempre los tengo presente. Cuando se escribe con el alma salen cosas como esta. Ya te visitaré de nuevo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias por tu huella Cuqui. Hablar de los seres que quiero es una de las cosas que mejores se me dan y mejor aún si son de esos seres que llegan para quedarse aunque el destino se empeñe en arrebatarnos su presencia. Abrazos… que tengas un bonito día.

      Eliminar