http://alaorilladelmaar.blogspot.com/2014/10/por-que-la-orilla-del-mar.html

lunes, 13 de abril de 2015

Llegadas sin previo aviso.





                   Hoy no quiero ni puedo hablar en tercera persona, no me lo perdonaría. Ella… creo que tampoco. Le conozco desde hace solo unos meses, más lo suficiente como para apostar que  rige su latir irreprimible por principios éticos extintos en esta humanidad que nos circunda. Es una de esas personas que llegan cuando menos le buscamos… precisamente por andar buscando en el lugar y puede que hasta en el momento equivocado.
               
              El mundo carece de seres como ella… y con certeza, los helenos no se pasaron por su pueblo cuando nombraron las Siete Maravillas del Mundo. Desde luego, para mí existen las siete, pero con características muy distintas a las de las seleccionadas. Aunque no por ello dejen estas de ser maravillas.  Tanto… como para que  hasta la inmensidad de huérfanos de esta humanidad termine comprendiendo el estar perdiéndose la mitad –una madre excepcional- más preciadas de sus vidas.
                 
                        Ella sabe que el sitio existe y se las ingenia para llegarse más seguido de lo aparente, a la orilla de esta mar que es tan mía como suya.  A estas  horas –momento preciso en el que lees- con seguridad sus labios deben haber trepado por estas letras que entretejo y hago cómplice de mis antojos en mero intento de dibujar un abrazo.
                
                         Bien… hasta debo confesar la perplejidad de esta tonalidad tangible, incapaz de cruzar todo el ciberespacio y tocar a su puerta. ¿Bastará acaso un abrazo para agradecer todo lo bien que me hace leerle?, ¿lo encantado que estoy de haberle conocido?, ¿lo orgulloso de haberme ganado su amistad?
              
                        Ni yo estoy seguro del poder recompensarle con uno de ellos… y miren que me encantan los abrazos. No imagino que para todos… semejante apretón tenga el mismo valor. Más… por si las moscas, este que le mando, tiene que llegarle en un transporte de los que ya ni existen y hasta blindado en su totalidad. No me perdonaría que este inmenso estrujón rompe –y no precisamente con la intensión de destrozarle alguno- huesos se extravíe en el camino.                
             
                        Instantáneamente me pregunto cómo puedo escribir de alguien a quien apenas conozco.  Pero tampoco es difícil, basta comprender que pudiese hasta llegar a ser su hijo –tal cual me anuncia en uno de sus e-mails-, que levanta en las mañanas dispuesta a ofrecer la última bocanada de aire a su razón  tal cual la mía lo hace  con sumo orgullo de haberme traído al mundo. Comprender que para ella, lo primero es la familia… y después de la familia continúa estando la familia rodeada de amigos, que cada vez que se pasa por estas orillas bien se las ingenia para dejar alguna que otra de sus huellas camagüeyanas.
              
                          No deja de repetirme en sus visitas cuánto le gustan las cosas que escribo… pero vamos, que si a estas alturas ustedes concuerdan con sus argumentos, seguro estoy  no se han pasado por su rinconcito de crónicas –ya muy mío- con final sin previo aviso.  Si… hablo de Cuqui,  esa amiga que llega cada día para recordarme que despertar en las mañanas ya es un regalo que nos hace la vida y la mejor forma de devolverle el favor es repartiéndonos limonada con los limones –tal cual nos anuncia Buena Fe-  que nos manda el destino.
           
                          Un millón de gracias nuevamente!!! A ustedes por revivir con su lectura lo exclusiva que resulta la existencia de Cuqui para sus –nosotros- amigos… y especialmente a ella por ser  autora principal de todas las cosas buenas, reales y maravillosas de este mundo.   

13 comentarios:

  1. Uff!!!, amigo, vine a refrescar un poquito a la Orilla de tu-mi Mar y mira lo que encuentro. Me dejaste sin palabras, o mejor, sin algo atinado para escribir. Y también me has puesto colorada!!!
    La verdad es que nunca imaginé me dedicaran un post, al menos en vida, porque por lo general cuando uno no está hay quienes quisieran revivirte de todas-todas.
    Claro que tu abrazo me llega y me hace bien. Lo sabes.
    ¿Qué decirte? Solo agradecerte con mi abrazo sincero desde la distancia.
    Y no lo dudes también me hace mucho bien leerte, con tus cortos años sabes llegar y hacer amigos. Estoy encantada de haberte conocido y orgullosa de haberme ganado tu amistad, superada con creces.
    Te deseo el mejor de los días y no me des estos sustos tan seguidos, mis cariños!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amiga… que bien tenerte cerca!!! Te confieso que dentro de mis intenciones no existía la de hacerte enrojecer… pero bueno, me alegra en absoluto que te haya gustado lo que sorprendentemente no esperabas. Perdona por el susto… pero si, el ser –en su totalidad- humano merece todo lo bueno del mundo y qué mejor forma que dárselo estando en vida. ¿Qué decir de tantos elogios que me dejas en ese comentario? Hasta por aquí el enrojecer se anda tonalizando un rostro… realmente conmovido con todo lo bueno que me dices. Igual te deseos el mejor de los días inundado absolutamente de cariños!!!

      Eliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Otra cosa que debes saber. Mi familia te lo agradece. Les encantó!!!!! Un feliz día para ti, también con inmenso cariño!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me enorgullece muchísimo que les haya encantado!!! Saludos igual para ellos aunque no tenga el placer de conocerles... abrazos miles!!!

      Eliminar
  4. Di tus abrazos y te los devuelven!!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No les conozco pero seguro estoy pidiéndome algo maravilloso!!! De tal madre tal familia!!!!!!!

      Eliminar
  5. he descubierto otro blog... gracias a ti ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No tienes nada que agradecerme Ley... por el contrario, soy yo quien queda endeudado por estas huellas que me dejas con tanto sabor a ti!!! Besos y abrazos miles... que tengas un lindo y maravilloso fin...

      Eliminar
  6. Adanys, te doy las gracias por eso que dices: De tal madre tal familia!!!!!!!
    Y a Leidy, que yo sí descubrí su blog hace un tiempo, me gusta, pero nunca puedo comentar, pues ¿qué crees?, no me admite mi contraseña. No entiendo!!!!
    Feliz día para ambos!!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amiga... es la plena realidad que nos concierne!!! Eres un ser maravilloso y en función de ello giran las cualidades de esa maravillosa familia que no tengo el placer de conocer. De Botellas al Mar -blog de Leidy- qué decirte... me encanta el como escribe y sus crónicas llegaron a convertirse en la brisa que deseaba en las mañanas buscando cada bocanada tal cual lo hace un buzo cuando se le acaba el último suspiro de oxigeno contenido en el botellón. Ya hasta adicto me venía haciendo a sus crónicas tanto como dependiente soy hoy de las tuyas. Pero nada... Wordpress llegó para fastidiarlo todo y por puro celos o qué se yo, ya ni entrar a su pág. me permite. Sitio egoísta!!! Feliz... real y maravilloso día igual para ti.

      Eliminar
    2. Quizá un día puedas conocer a mi linda familia, sí que lo es, modestia aparte, lo mismo de la que provengo, que la creada después, un privilegio que me ha dado la vida.
      Entonces conmigo Wordpress es menos egoísta porque antes no podía, pero ya entro, no con facilidad, pero lo logro, solo que no puedo comentar. Tengo un amigo, muy amigo médico que suma ocho décadas, a quien estoy obligada a dedicarle un post y dice: "Lo que viene liso no trae arrugas".
      Así es que seguirá con su egoísmo y nosotros insistiendo, no te rindas!!!! Lo mismo te deseo, un real y maravilloso día!!!!

      Eliminar
    3. Wordpress ahorita desiste… y puede que hasta una tregua me ofrezca. Soy demasiado persistente y los “No” caprichosos como estos no los concibo bajo ningún concepto. No te preocupes… ya debe el sitios tener claro que con nosotros los cubanos no se juega!!! Besos y abrazos miles… que tengas un buen fin de semana.

      Eliminar