http://alaorilladelmaar.blogspot.com/2014/10/por-que-la-orilla-del-mar.html

jueves, 29 de septiembre de 2016

Bendita bendición!!!



       Llevo semanas reclamándole tiempo a las veinticuatro horas con las que cuanta el día. El tiempo lamentablemente no alcanza aunque haya quienes estén convencidos de todo lo contrario mientras fundamentan tal afirmación con el pretexto de estar aburridos.

¿Cómo es posible aburrirnos con lo mucho que hay por hacer en la vida… con las tantas cosas de preciada importancia con las que nos tropezamos y otras no tanto que resultan problemáticas pero nos hacen más fuertes? No sé… verdaderamente no sé. Cuesta saber cuándo se vive intensamente porque aun sabiendo es una sola… la vida es bella.

Poco importa durmamos poco aunque precisemos del sueño para liberar toxinas. Cuando privan las ganas de hacer no valen contratiempos ni desventuras.

Resulta que desde hace aproximadamente unas semanas en mi casa se respira un aire agitado en donde las manecillas del reloj giran pero en sentido contrario. Cada fragmento de segundo que pasa es un instante menos que va quedando en la familia para salir corriendo rumbo al hospital.

Bendita bendición!!!

Mi hermana: Adanmis, está embarazada con casi cuarenta semanas. Cuando menos lo esperemos llegarán los dolores incitados por una beba que de seguro será hermosa. Dentro de poco nos sorprenderá Ana Gabriela con su primera perreta  anunciando haber llegado.

Pero igual el aire sigue generando turbulencias cuando aún hay pequeños detalles por precisar. Un poco de pintura por aquí… un repellito por allá… otro brochazo porque quedó alguna mentira son motivos suficientes para pasar las noches en vela porque de día tengo que hacer ciencia.

En las mañanas continúo levantando como zombi tras dormir a lo sumo tres horas diarias. Ahora con la ilusión de ser tío. Tío más de cerca mientras me olvido del cansancio y hasta las cosas por hacer en casa para darnos una escapadita por el Parque Almendares congelando sonrisas fusionadas entre madre e hija por nacer.

Así salimos en una mañana cualquiera de este cálido septiembre, mi hermana: Adanmis con la beba: Ana Gabriela habitando en su panzota, la insuperable tía Made y quien permanecía todo el tiempo detrás del lente para dejarlos ahora con una pequeña selección.

Espero les guste. Prometo en breve regresar con más.





2 comentarios:

  1. ¡Me encantó esto!, qué tío más orgulloso. Lindas fotos. Imagino el próximo post sea con Ana Gabriela en brazos, quiero ver cómo la cargas, ¿sabrás? Con amor todo se puede y tienes mucho para ofrecerle, así es que ya sabes, espero.
    Desde ya, le das mis cariños a la bebita, y las felicitaciones para la familia toda.
    Mis abrazos rompe-huesos, sin tinajón por medio, claro, que todo salga de maravilla, es lo que más deseo!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es bueno saberte por aquí degustando de cada palabra… de cada foto. Post con Ana Gabriela en brazos de seguro abundaran en las redes. Es razón henchida de suficientes razones para sonreírle a la vida mientras doy personalmente tus saludos y abrazos. Gracias miles por tu regreso…
      PD. No pierdas el camino… siempre eres bienvenida en esta orilla tan tuya. Un fuerte abrazo… gigantesco… rompe-huesos.

      Eliminar