http://alaorilladelmaar.blogspot.com/2014/10/por-que-la-orilla-del-mar.html

jueves, 10 de noviembre de 2016

Retazos

Urra mientras esperaba con guitarra en mano a un amigo.

          Faltando apenas unos días para el comienzo del presente curso escolar nos juntamos -con la absoluta certeza de disfrutar de todo lo bello con lo que nos podemos tropezar en la vida- un grupo de muy buenos amigos de Camping Cuba dispuestos a pedalear 47 Km hasta el municipio de Guanajay, en la ciudad de Artemisa. Una más de nuestras tantas escapadas en bicicleta para deleitarnos con cámara en mano mientras la utilizábamos como excusa para pasarnos un domingo compartiendo el exuberante sabor de la caldosa de la mamá (Lela) de Made: una excelente amiga.

            Luego de haber llegado en medio de los preparativos salimos a recorrer la ciudad hasta encontrarnos en el portal de una bodega a un ciudadano guanajeño de apellido Urra mientras esperaba  con guitarra en mano a un amigo para ir a celebrar con un guateque el cumpleaños de una vecinita.

          Mientras tanto… mientras llegaba su amigo y yo tomaba la foto el tocaba para nosotros. Todo improvisado mientras recordaba los pies forzados que con tanta pasión escuchaba mi abuelito José Pascual Alonso Quijano cada domingo por Palmas y Cañas, recostado al espaldar de un taburete inclinado sobre una de las paredes de la sala. Urra tocaba placenteramente para mis amigos mientras me obsequiaba la inmensa posibilidad de aferrarme a los recuerdos para abrazar lo que el tiempo y la desgraciada huesuda me quitaron.  












            

2 comentarios:

  1. Amigo, no te he abandonado y menos olvidado. No tengo muchas excusas, pero sí mucho trabajo.
    Como siempre, admiro lo que escribes y lo que haces. Si te hace falta un Mariachi para celebraciones de este tipo, por acá tengo uno, violinista propio incluido, ja ja ja, como ves siempre hay algo que ofrecerte, no es solo maní, sobre todo mis cariños tinajoneros, muy sinceros

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. … inmensa alegría la de saberte de regreso. Te he sabido distante pero con la certeza de que estás… con tus tiernos abrazos tinajoneros, al aparecer. Hasta yo me he perdido entre el trabajo, cursos y otros proyectos que apenas me dejan tiempo para sentarme a escribir. Aunque de igual modo me queda claro… tampoco tengo excusas.
      Un fuerte abrazo lleno de cariño…

      Eliminar