http://alaorilladelmaar.blogspot.com/2014/10/por-que-la-orilla-del-mar.html

martes, 6 de diciembre de 2016

Cañón del río Santa Cruz

            Pocos sabemos aprovechar el tiempo libre para despojarnos de la cotidianidad cuando se teme a la pérdida de nuestra zona de confort. Salir de la ciudad con mochila y tienda de campaña en hombros tras una larga jornada de trabajo suele resultar incómodo para quienes creen que la mejor opción continúa siendo permanecer delante de una pantalla disfrutando de series y telenovelas.
  
Pero para quienes se han atrevido a lanzarse contra cualquier pronóstico no existe satisfacción tan grata como la que se respira cuando nos rodeamos de buenos amigos en un ambiente espeluznantemente bello. Poco importa el cansancio acumulado durante toda una semana de trabajo. Nuestra naturaleza es increíble mientras cualquier pretexto es válido para adentrarnos en ella.

Contamos con una flora virgen habitada por animales increíbles que hasta unos años solo había podido presenciar en cuadros paisajísticos. Hasta entonces privándome del aire puro que se respira en el monte. De lo lindo es fácil enamorarse cuando realmente se disfruta de la buena compañía.

Pero ningún impulso a regresar ha sido tan fuerte como el que habita en el alma de quienes se adentran en el Cañón del río Santa Cruz. Con la panorámica más asombrosa de la geografía artemiseña fue refugio de negros esclavos durante nuestra época colonial dada sus elevadas paredes rocosas pobladas por una vegetación auténtica que como arte de magia se empina en busca de luz.
  
El contexto es indescriptible salvo cuando se vive en carne propia. Cada imagen es distinta a la anterior entre rocas que se fragmentan, manantiales fluyendo entre paredes y una luz suave que se filtrar inundando de belleza cada rincón.

     



2 comentarios:

  1. Hola Adanys. Soy un investigador cubano radicado en Barcelona, España. Te escribo por mi interés de usar dos de tus imágenes tomadas en el rio Santa Cruz en un artículo científico en el que describo una especie nueva de insecto justo de ese sitio. En 1999 realicé una de tantas expediciones a esa zona y capturé especímenes que ahora es que puedo sentarme a describirlos como nuevos para la ciencia. En el artículo incluiré tu nombre en el pie de foto, respetando tu autoría, y también incluirte en los agradecimientos finales por ceder estas imágenes.
    Espero te parezca bien esta propuesta y quedo a la espera de tu respuesta. Mi correo es mederos@gmail.com
    Saludos cordiales
    Jorge

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quisiera agradecerle de antemano por la transparencia al escribirme sobre su particular interés de usar dos de mis instantáneas. Desde luego que puede hacer uso las mismas siempre que sean utilizadas sin fines lucrativos y –como bien me comenta- respetando el derecho de autor.
      Son suyas las fotos Jorge. Suerte con ese proyecto investigativo...
      Un abrazo.

      Eliminar